PROPOSITO

El Instituto Bíblico Jorge Müller está creado para:

Servir a las iglesias, dando al creyente en Cristo una formación bíblica, teológica y ministerial necesaria para aplicarla en la vida personal, y como extensión, para realizar un servicio íntegro, espiritual y bíblico en su iglesia local y en comunión con otras iglesias locales.

Contribuir a la formación y capacitación de expositores de la Palabra de Dios

Promover el crecimiento de las iglesias locales, mediante el estudio de las Escrituras.

El objetivo del conocimiento impartido y adquirido, no obstante, es que sea mantenido y ministrado en un verdadero espíritu de humildad, buscando no la propia gloria, sino la gloria de Aquel a quien anhelamos conocer a través de Su Palabra y la obra del Espíritu Santo (Juan 5.39; Juan17.3; 2 Ti.2.15; 2 Ti.2.2; Mt.9.37-38).

Objetivo

El IBJM no está establecido para:

* Formar teólogos

*Encomendar misioneros

* Designar ministros.

Sus objetivos son:   

Impartir enseñanza bíblica siguiendo:

  • Los principios doctrinales y de gobierno y culto de cada iglesia local seguidos por las Asambleas de hermanos.
  • Principios pedagógicos actualizados, conforme a un programa predefinido.
  • Fomentar mediante un servicio de información y formación espiritual el estudio serio, sistemático y disciplinado de la Palabra, no por mero conocimiento, sino para un compromiso real, diario, en la vida de cada uno de los alumnos, que les  induzca a un permanente y transformador crecimiento.
  •  Hacer partícipes de todas las herramientas, técnicas y prácticas que le permitan al estudiante desarrollarse por sí mismo.
  • Impulsar la comunión entre los estudiantes e instructores en pro de un mutuo crecimiento espiritual, intelectual y social.
  • Promover la extensión a la comunidad cristiana de los contenidos espirituales e intelectuales logrados  por el Instituto por diferentes canales: en forma personal, mediante cursos, conferencias, escritos, libros, etc.
  • Enriquecer a las iglesias con hombres y mujeres espirituales, conocedores de las SS.EE., capacitándolos para un mayor y mejor servicio al Señor.
  • Capacitar a los estudiantes para que adquieran el hábito y el interés por la lectura, la meditación y el estudio de la Palabra; la lectura de buenos y sanos libros, la exposición fiel de las Escrituras y el ministerio espiritual en sus iglesias y en general en el ámbito de la Obra de Dios.
  • Contribuir, mediante el afianzamiento de la base doctrinal, a la consolidación de la Obra del Señor en nuestro País y donde ella tenga influencia.